miércoles, 2 de julio de 2014

4 cosas que no debes hacer si viajas este verano


Olvidar algunos detalles de tu viaje o no tenerlos en cuenta hasta última hora puede suponerte una complicación innecesaria.
Viajar en verano, cuando lo hace la mayoría de las personas que se desplazan con ocasión de sus vacaciones anuales, es más caro y menos cómodo que hacerlo en otra época del año, así que si vas a viajar en estos próximos meses conviene tener en cuenta algunos detalles.
Naturalmente, según el tipo de viaje que vayas a efectuar, convendrá usar una u otra estrategia para hacerlo lo más fácil, cómodo y barato posible, dentro de las escasas probabilidades que hay en estos meses de alta demanda, así que aquí ves algunos olvidos frecuentes que conviene evitar para tener un vuelo más satisfactorio.

1. No comprar los billetes de avión a tiempo
Recién comenzado el mes de julio, ya deberías haber comprado tu vuelo si has previsto viajar antes de finales del mes de septiembre: cada día de retraso puede suponer, para ciertos vuelos, un constante aumento en el precio.
La situación es esta. Si vas a viajar en septiembre, aún tienes posibilidades de comprar a precios razonables, sobre todo teniendo en cuenta que a partir de finales de agosto los precios a muchos destinos experimentan caídas más o menos importantes.
En este caso te conviene ir viendo el precio y las diferentes opciones hasta mediados de julio, quizá hasta finales, y reservar la que más te convenga antes de que finalice este mes.
Vuelos ¿Vas a viajar en agosto y aún no has comprado tus pasajes? Entonces, según el vuelo que necesites, es posible que tengas que pagar más de lo que hubiera sido posible de haberlo hecho hace uno o dos meses: aún así, si esperas más, la cosa seguramente irá a peor.
¿Has pensado viajar este mes de julio y todavía no compraste el vuelo? Este error, que probablemente te llevará a gastar más de lo necesario en tu vuelo, ya no tiene remedio, así que no vale la pena preocuparse.
Si estás en este caso, ¿qué puedes hacer? Algo puedes intentar: no sigas leyendo este artículo, haz clic en este enlace y no te despegues del ordenador o dispositivo móvil hasta que hayas completado la reserva de tu vuelo.
Comprar en el momento adecuado es una de las condiciones imprescindibles para ahorrar más dinero a la hora de reservar tu vuelo, así que conviene planificar los viajes en los que se prevé mucha demanda con al menos cuatro o cinco meses de antelación.

2. Ignorar posibles retrasos en los vuelos
Esta época del año, en la que muchas personas viajan es más probable que se produzcan retrasos o cancelaciones en los vuelos, ya que, como puedes imaginar, cuando los servicios están más saturados aumentan las probabilidades de que se produzcan incidencias que deriven en retrasos de los vuelos.
Esto es especialmente importante si tu vuelo es en conexión y un retraso te hace perder el enlace, ya que tendrás que esperar quizá hasta el día siguiente para continuar tu viaje, según la frecuencia que tenga el vuelo que te deba llevar a tu destino final.
En estos casos conviene que cuando reserves tu vuelo elijas conexiones con tiempo suficiente para absorber algún posible retraso en el vuelo inicial, de forma que, si este se produce, sea menos probable que pierdas el enlace a tu destino.
Ya sé que a todos nos gusta llegar cuanto antes al lugar al que vamos, pero si reservas enlaces con muy poco tiempo de espera (por ejemplo, una o dos horas), aumentas la probabilidad de que no llegues a tiempo de embarcar en tu segundo vuelo: más vale prevenir que quedarte bloqueado temporalmente.
Recuerda que, si a pesar de todo, tu vuelo se retrasa o se cancela, debes ponerte en contacto con la aerolínea lo antes posible, lo que es esencial para poder embarcar en el siguiente vuelo, ya que en estos meses de alta demanda los aviones suelen ir llenos y puede no ser fácil encontrar asiento para que continúes el viaje.
No olvides tampoco que, si te afecta alguna de estas incidencias, la compañía aérea te deberá facilitar los medios necesarios durante la espera, como es el caso de comida, bebida o alojamiento, si fuera preciso.

3. Viajar con demasiado equipaje
Hay personas que gustan de viajar con bastante equipaje, quizá para sentirse rodeados de muchas de sus pertenencias habituales durante el periplo, pero esto suele constituirse al final en una carga que deriva en numerosas molestias, sobre todo cuando en el viaje has previsto visitar diferentes ciudades o países y tienes que desplazarte con un excesivo equipaje.
"En vuelos en conexión conviene elegir enlaces con tiempo suficiente para absorber algún posible retraso en el vuelo inicial.
Además de restarte libertad de movimientos, te puede costar caro si, por ejemplo, tienes que desplazarte desde una ciudad o país a otro en aerolíneas de bajo coste, ya que estos transportistas aéreos suelen aplicar elevados cargos por facturar grandes o pesados equipajes.
Lo ideal es que viajes solo con el equipaje de mano, ya que esto te facilitará muchísimo los desplazamientos durante el viaje y te ahorrará dinero, que puedes emplear para incluir visitas a otras atracciones que te hagan disfrutar más de tu viaje.
Te aseguro que no echarás nada en falta si llevas solo tu equipaje de mano. Personalmente, he viajado así numerosas veces y nunca necesité alguna cosa que no llevara consigo. Desafortunadamente, mi mujer no opina lo mismo.
Así que salvo si vas a viajar durante mucho tiempo (por ejemplo, un mes o más) lo más práctico es que te desplaces con un equipaje pequeño, teniendo en cuenta que si acomodas bien los objetos en su interior, probablemente puedas transportar más cosas de las que te imaginas.

4. No pensar en el entretenimiento durante el viaje
Si vas a viajar en un vuelo corto, pongamos de menos de tres horas, es probable que no necesites nada para entretenerte en el ínterin, pero si tu vuelo es más largo, incluye escalas en aeropuertos con esperas de algunas horas o surgen pequeños retrasos, es conveniente que lleves algo para entretenerte o comer durante estos tiempos.
Por supuesto, siempre está el teléfono o dispositivo móvil que lleves consigo, pero ya doy por supuesto que este no se te olvidará, ya que no he visto a nadie en los aeropuertos que se encuentre esperando sin manipular su dispositivo móvil personal.
En algunos aeropuertos y aviones tienes wifi gratis, quizá durante un periodo limitado. En otros no, por lo que a veces puede ser buena idea pagar por este servicio (cuando esté disponible) para estar entretenido y «conectado» durante tu viaje. El costo, cuando se ofrece de pago, no suele ser demasiado caro.
No obstante, siempre conviene llevar algún libro para leer por si falla la tecnología, y algo para comer, por si no hay disponibilidad en los momentos de espera, de forma que esta se haga más corta y llevadera.
Así, si tienes en cuenta estos detalles, es más probable que puedas disfrutar de un buen viaje, comenzando sin estrés ni preocupaciones tus vacaciones de verano.

miércoles, 4 de junio de 2014

Cómo interpretar los precios de los vuelos en los resultados de los buscadores

Sea cual sea el destino de tu viaje o las fechas en que vayas a efectuarlo, la única forma de estar seguro de conseguir el mejor precio posible a la hora de comprar tus billetes de avión es comparar los precios de las diversas opciones que ofrecen los vendedores.

La forma más rápida y eficaz es que el buscador nos indique cuáles son los vendedores principales más adecuados para el vuelo solicitado, para que podamos abrir sus ofertas directamente y examinar los precios y opciones que nos proponen, determinando así si nos conviene alguna de ellas para reservar en ese momento o, si por el contrario, no nos interesan y queremos ver nuevas propuestas o volver a comprobar más adelante.

Sin embargo, algunos sistemas de comparación de precios siguen ofreciéndonos en primer lugar una retahíla de nombres de vendedores, concretamente, agencias en línea o compañías aéreas que trabajan la ruta, asociados a los precios a los que, supuestamente, podremos adquirir los pasajes para nuestro viaje.

¿Qué significan esos precios?


En principio, se trataría de información para indicarnos dónde podemos comprar el vuelo que buscamos al mejor precio posible, la cual sería útil si coincidiera siempre con la opción que necesitamos para viajar y no existiera otra alternativa mejor.

En la práctica, como puedes comprobar fácilmente, existen varios inconvenientes que pueden inducir a comprar un vuelo a un precio más caro del que hubiera sido posible.

En numerosas ocasiones, el proveedor que aparentemente ofrece el mejor precio no es con el que obtendremos el precio final más barato, bien sea porque carga gastos adicionales que no estaban contemplados en el precio inicial, porque hay que pagar con una determinada tarjeta para obtener ese precio, etc.

Otras veces ocurre que en el precio más barato se incluyen opciones de viajes muy largos, con escalas nocturnas, por ejemplo, lo que hace que ese precio más barato no sea de utilidad, ya que, probablemente, puedan existir mejores alternativas a precios similares que nos ofrezcan una experiencia de viaje mucho más satisfactoria, y que no estén recogidos en los resultados del buscador.

Diferencias de precios asombrosas


Normalmente, las diferencias de precios que se ven en las ofertas de los diversos vendedores que muestran los buscadores son pequeñas, probablemente atribuibles a los diferentes cargos que las agencias o las aerolíneas cobran por los servicios que ofrecen al tramitar la reserva.



Aunque, a veces, pueden observarse diferencias de precios importantes, o incluso espectaculares, como es el caso que ilustra la imagen con la captura de pantalla de los resultados de un comparador de precios de vuelos.

En la imagen puedes ver que, para un determinado vuelo, varios proveedores ofrecen precios desde 963 euros hasta 994 euros, rango que cae dentro de las diferencias normales y aceptables por los diversos servicios que ofrece cada uno de ellos.

Sin embargo, otro de estos vendedores ofrece un precio mucho más caro que sus competidores... ¡nada menos que de 13.290 euros!

Yendo al sitio web de este vendedor y efectuados todos los pasos de la reserva hasta el punto de pago con cargo a la tarjeta de crédito, se comprobó que, en efecto, el pago de 13.290 euros era el importe correcto a cargar por la misma opción de vuelo (en clase económica, por supuesto), que el resto de vendedores ofrecía por menos de 1.000 euros.

4 ideas fundamentales para orientarse con los precios


1. Elegir un comparador que ofrezca resultados neutrales y fiables (alguno hay), descartando aquellos que tienen orientación, ya que incluso pueden ser sociedades propiedad de ciertas aerolíneas o agencias de viajes, de modo que se convierten en meros instrumentos para comercializar sus productos, no ofreciendo siempre los resultados más convenientes para sus usuarios.

2. Más que elegir primero al vendedor que aparentemente ofrece el precio más barato, lo más conveniente es abrir directamente las ofertas de varios de ellos, al menos cuatro o cinco, examinado el precio final (que puede corresponder o no con el indicado en el buscador), y que normalmente encontrarás en el paso correspondiente al pago de tu reserva: esto puede ser algo laborioso, pero necesario.

3. Tras comprobar los precios finales en los proveedores que hayas elegido, compara el mejor precio de la opción que te conviene con la referencia de evaluación de precios, que probablemente te haya suministrado el buscador, ya que si el comparador que usas no te da referencias, no sabrás si te conviene comprar ya o dejarlo para más adelante; es decir, solo podrás conocer cuál es el mejor precio del momento que te muestra ese buscador, lo cual, si no dispones de más detalles sobre los precios, no te servirá de mucho.

4. Si ves que obtienes un precio bueno o muy bueno, y faltan dos o tres meses para la fecha de tu viaje, te conviene reservar en ese momento en el vendedor seleccionado; en cambio, si encuentras un precio medio o caro, puedes disponer de unas semanas más de margen para comprobar si en sucesivos intentos logras un precio más barato.

Por eso, aunque es necesario comparar los precios de los vuelos para conseguir el mayor ahorro posible, también lo es conocer el procedimiento más eficaz para hacerlo, así como tener una referencia muy clara del mejor precio que es probable conseguir para viajar a tu destino.

lunes, 21 de abril de 2014

5 razones interesantes para viajar este verano

¿Has pensado ya donde vas a viajar este verano? ¿Todavía no? Entonces quizá ahora sea el momento más adecuado para planear ese viaje que siempre has querido hacer.
El verano, sobre todo durante los meses de julio y agosto, es uno de los periodos del año más apropiado para viajar: los niños ya no están en la escuela, el buen tiempo acompaña y el cansancio del trabajo acumulado a lo largo del año sugiere un merecido descanso.

Es cierto que viajar en verano será seguramente más caro que hacerlo el resto del año ya que, como muchas personas desean descansar en los meses estivales, la demanda de servicios turísticos (como los vuelos) aumenta considerablemente, y los precios de los mismos también lo hacen.

Sin embargo, seleccionando un destino asequible, planificando tu viaje con tiempo (por ejemplo, desde ahora), eligiendo bien los días de ida y regreso y encontrando el mejor momento para comprar tus billetes de avión, es posible que no tengas que gastar tanto como pensabas en el desplazamiento.
1. No todos los vuelos son caros en julio y agosto
Aunque en estos meses centrales del verano los precios suelen ser más elevados que en el resto de los meses del año, no todos los destinos son caros, ni en lo que se refiere al vuelo ni en lo tocante al posible alojamiento que puedas precisar.

Te conviene, eso sí, hacer una elección cuidadosa, comparando detalladamente las opciones que ofrezcan los vendedores para determinar cuál de ellas es la que más te interesa, es decir, la que te hará disfrutar más de tu viaje con el mínimo gasto.

Es cierto que la búsqueda es tediosa y algo pesada, pero salvo para los que creen en los milagros y piensan que encontrarán la mejor oferta posible con un par de clics, la única solución es examinar con cuidado todas las propuestas, con sus características y precios.

Puedes encontrar vuelos a destinos en España o Europa a precios muy baratos, siempre y cuando no elijas los destinos más solicitados en esos meses de verano.
2. Descubrir nuevos y maravillosos lugares
A veces, tendemos a pensar que para disfrutar de los viajes tenemos que desplazarnos hasta lejanos y exóticos países, pero muchos lugares, quizá incluso más interesantes, están mucho más cerca de lo que pensamos.

Vuelos Así, España es uno de los países más interesantes para vivir el verano y las vacaciones en plenitud, no solo para los turistas que nos visitan (que también), sino para los propios españoles, que seguramente no llegamos a conocer la enorme cantidad de atractivos turísticos que nos ofrece el país.

Y en España, probablemente, podrás disfrutar de tus vacaciones, incluido vuelo y alojamiento, a un precio bastante asequible si has efectuado una elección acertada de fechas y destino.

Claro que quizá has pensado que te gustaría visitar destinos asiáticos o americanos como, por ejemplo, Nueva York, pero si lo haces en estos meses centrales del verano es probable que tengas que pagar hasta más de 1.000 euros por tu vuelo, mientras que si viajas en otro momento del año podrás disfrutar igual y, seguramente, te sobrará con 400.
3. Visitar a familiares y amigos
El verano es una época fantástica para visitar a esos familiares y amigos que residen en otros lugares de España o del extranjero.

Es posible que el vuelo te cueste un poco más, pero quizá el alojamiento te resulte gratis o más barato, ya que ellos sabrán indicarte con precisión los lugares para pernoctar que son más económicos y de mejor calidad en su ciudad.

Eso sí, no te olvides de llevarles algunos regalos, ya que ese tipo de ayuda en un viaje es inestimable, así que es una buena ocasión para fomentar la relación y quedar bien con quienes nos aprecian.

Esto te lo comento por experiencia, ya que practico este tipo de viajes, aunque no en verano, sino en invierno, de modo que, aunque el destino es lejano, como los vuelos en esas fechas son más baratos, el cambio de divisas favorable y el alojamiento gratis, quizá resulta más barato viajar que permanecer en casa.

Así que si te encuentras en una circunstancia similar, conviene aprovecharla para disfrutar de la familia o amigos y regresar con renovadas energías para afrontar el quehacer diario.
4. Aprender más de la experiencia de volar
Si tu viaje incluye un vuelo con escalas, esto te puede dar la oportunidad de conocer nuevos aeropuertos, comprar en las tiendas de los mismos y adquirir experiencia y desenvolvimiento para manejarte en estas infraestructuras.

Te conviene programar bien los tiempos de las escalas, quizá ni demasiado poco ni excesivo, ya que en las opciones de los vuelos suelen aparecer las varias posibilidades disponibles para cada escala.

“    En verano, si planificas el viaje con tiempo, reservas en el momento adecuado y eliges bien fechas y destino, puedes volar por poco dinero.
De esta forma puedes tener tiempo para explorar la instalación y no llegar tarde a la puerta de embarque de tu vuelo en conexión, lo que podría ocasionarte un grave contratiempo.

Recuerda que aunque los aeropuertos son recintos con bastantes medios de seguridad, conviene estar vigilante en todo momento a tu equipaje y pertenencias para no llevarte un serio disgusto por alguna actuación de los amigos de lo ajeno.

Aquí puedes ver algunos consejos que escribí hace tiempo para defenderse de estas incidencias indeseadas que pueden arruinar tu viaje y evitar que lo disfrutes como te mereces.

Del mismo modo, si viajas con niños, debes estar en disposición de controlar sus movimientos, tanto en los aeropuertos como en el interior del avión, para que no ocasionen molestias indebidas a otros pasajeros o pongan en riesgo su seguridad o la de los demás.

También aquí puedes encontrar más ideas a este respecto, pero lo esencial es que estén entretenidos para que no se cansen, se aburran y ocasionen molestias, así que conviene llevar los elementos necesarios para ello.
5. Conocer nuevas culturas e idiomas
Si eres un apasionado de vivir la experiencia de viajar y conocer nuevas culturas podrás aprovechar mejor todos los momentos de tu viaje, descubriendo aspectos que quizá no habías llegado a sospechar.

Cuando visites un país con una lengua desconocida quizá te parezca al principio que esto es un inconveniente, pero ello puede conducirte al interés de estudiar luego ese idioma... ¡para comunicarte mejor la próxima vez que lo visites!

Aunque muchos prefieren recorrer bastantes lugares en pocos días, incluyendo a veces varios países, esto generalmente no es recomendable, ya que no te permitirá profundizar en la verdadera esencia y raíces de la vida, cultura y costumbres del lugar que estás conociendo.

En ese caso, a veces el viaje se convierte en una serie de visitas superficiales a lugares previstos de forma estandarizada que, finalmente solo te servirá para comentar con tus amigos que visitaste tal ciudad, pero una cosa es visitar ese lugar y otra vivirlo.

Como ves, hay algunas razones interesantes para viajar este verano, abandonando la tentación de caer en el hábito sedentario de quedarse tranquilamente recostado en el sofá viendo la televisión (sobre todo porque algunos programas son francamente malos).

Lo dicho: no te quedes en casa este verano, olvídate de la crisis, sal y viaja; a tu vuelta seguramente estarás convencido de que la experiencia ha valido la pena.

miércoles, 16 de abril de 2014

Cómo usar la información de los buscadores para comprar vuelos baratos

Las informaciones que nos muestran los resultados de la búsqueda de nuestro vuelo en los sitios web de comparadores y proveedores no siempre ayudan a encontrar la opción más económica.
Generalmente, cuando nos disponemos a comprar los billetes de avión para viajar al destino previsto, solemos hacer uso de alguno de los múltiples buscadores que existen en Internet para comparar los precios de las diversas aerolíneas o agencias de viajes. 

Esta es una práctica muy recomendable, ya que haciendo uso de buscadores comocomprarvuelosbaratos.com puedes lograr grandes ahorros al reunir los precios que han buscado, a su vez, en los numerosos ofertantes de la ruta que necesitas para tu viaje. 

Sin embargo, las informaciones de opciones y precios que aparecen en los resultados de algunos de ellos deben ser interpretadas por el comprador, ya que si piensas que la información que te facilitan es la única posible, o crees que los precios que presentan son los mejores del mercado, será muy difícil que llegues a comprar el vuelo más barato. 

Irene, por medio de un correo electrónico, me decía hace unos días que va a viajar este verano a México, junto con su esposo y sus dos hijos. 

«Empecé a buscar el vuelo para los cuatro en febrero, ya llevo casi dos meses en ello», me comentaba. 

Vuelos«Al principio, en el buscador que estaba usando, decían que las predicciones eran de que el precio iba a bajar, con una probabilidad del 79 por ciento o así, de modo que seguí esperando a comprar cuando bajase, como decían», añade. 

Irene me cometa detalles sobre este tiempo en que está buscando el mejor precio para su vuelo y añade: «entonces el precio era de poco más de 700 euros, pero no lo compré por eso de la bajada que decían». 

«Cosa de semana y media después el precio ya había subido, pero seguían diciendo que iba a bajar y continué esperando, y ahora ha pasado más de mes y medio, el precio está en 950 euros y dicen que hay que comprar ya porque se espera que suba». 

Irene, muy enojada por el tiempo empleado en la búsqueda y los resultados obtenidos, terminaba diciendo: «ahora ya no sé si hacer caso de lo que dicen y comprar, o esperar y que al final tenga que pagar más de 4.000 euros, ya que somos cuatro personas y es mucho dinero». 

A mi comunicante le expliqué detalladamente qué es lo que tiene que hacer, así que espero que pueda comprar sus billetes de avión a un mejor precio que el que ha encontrado en la búsqueda que había efectuado hasta ahora. 

Por eso, para que no te veas enredado en situaciones parecidas a la de Irene, es conveniente que des el valor que realmente tienen las informaciones que muestran las búsquedas del vuelo que estás comprobando. 

En general, piensa que casi siempre los resultados de tu búsqueda son informaciones que ofrece un vendedor, motivo por el cual estas se ajustarán a sus propios intereses, no necesariamente a los tuyos.

Sitios web de aerolíneas

En estos sitios encontrarás  los vuelos más baratos que tengan disponibles en ese momento, incluyendo quizá a sus asociadas, pero es probable que: 

1. Otras aerolíneas competidoras tengan una mejor opción o más barata que la que te ofrecen. 

2. La misma aerolínea pueda ofrecerte el vuelo que buscas dentro de algunos días o semanas a un precio mucho más barato. 

3. Otros vendedores o agencias de viajes te ofrezcan una opción más cómoda y económica. 

Por lo tanto, la información procedente de estos sitios web es valiosa e interesante, pero parcial, por su propia naturaleza, por lo que debes considerarla como un elemento más a tener en cuenta, pero que, por sí solo, no es suficiente para decidir tu compra.

Sitios de agencias de viajes

Estos sitios te presentan precios de las diversas opciones a partir de los datos que obtienen de las propias aerolíneas o de otros sistemas de distribución global. 

A los resultados de los buscadores de estos sitios conviene aplicarles los mismos criterios que te he indicado anteriormente, ya que su información, aunque no sea exhaustiva, es también importante y debes considerarla para tomar la decisión de tu compra. 

En viajes de larga distancia, a veces puedes encontrar más o mejores opciones que si consideras solo las suministradas por las compañías aéreas, aunque debes tener en cuenta también el importe adicional de cargos de gestión que suelen aplicar a la transacción.

Sitios de buscadores y comparadores

Estos también ofrecen unas informaciones muy interesantes, reunidas a partir de un conjunto de agencias y aerolíneas para comparar las tarifas y ver cuál es la oferta más conveniente. 

Para comprar al mejor precio conviene seguir fuentes independientes, manejar referencias de precios y tener claro el mejor momento para reservar.
Aunque comparar los precios es una operación esencial para comprar vuelos baratos, tienes que tener en cuenta que no todos los buscadores son independientes, por lo que los resultados podrían ser nuevamente parciales y estar orientados a la venta exclusivamente. 

Algunos de estos sitios web son propiedad incluso de compañías aéreas o agencias de viajes, por lo que sus resultados están enfocados hacia las ventas que les resulten más rentables, lo que podría excluir opciones más convenientes y vuelos más baratos que te pudieran interesar. 

En general, simplificando mucho, si estos sitios son de uso aparentemente gratuito y no muestran publicidad destacada que pueda considerarse que financia el sitio web, en general, su información podría estar orientada únicamente a la venta de los productos que les resulten más rentables, por lo que los resultados mostrados conviene considerarlos, por precaución, como poco relevantes. 

El caso de Irene ilustra bastante bien el problema con el que puede encontrarse un viajero que confía en que las informaciones que le muestra el sitio web son ciertas y exactas en todo momento, desconociendo quienes son sus propietarios, para inferir si puede tratarse de informaciones orientadas a la venta. 

Además, para atribuir la credibilidad debida a los datos de un sitio web, conviene leer detenidamente los términos y condiciones del sitio, lo cual casi nadie hacemos cuando buscamos un vuelo para nuestro próximo viaje. 

Por eso, para comprar al mejor precio, te conviene seguir fuentes independientes, manejar referencias de precios, tener claro el mejor momento para reservar y comprobar directamente las opciones de los diversos vendedores que ofrecen los comparadores de precios: nunca limitarse a reservar aquella que figura como la más barata. 

Y, sobre todo, saber desechar la información irrelevante: es un proceso vital que te costará más tiempo, pero el ahorro que obtengas será, indudablemente, mucho mayor.

Viajar en junio y la fórmula para ahorrar dinero en tu vuelo

Viajar hacia el comienzo del verano, en el mes de junio, puede suponerte un interesante ahorro en relación con aquellos que pervén viajar en los meses centrales del verano: julio y agosto.
En el verano, los precios de los vuelos suelen subir de forma significativa, de manera que comprar vuelos baratos en esas fechas es bastante difícil, aunque tu habilidad para la compra determinará si pagas un poco más o mucho más que viajando en otros meses. 

Quizá, lo primero que te conviene saber es que, según a qué lugar viajes, no todas las fechas de ida y regreso de tu vuelo durante el verano serán caras.

Vuelos a destinos europeos

Por ejemplo, hemos tenido ocasión de ver estos días vuelos a determinados puntos de Europa desde España por menos de 60 euros, ida y vuelta. 

Probablemente, esto es debido a que los destinos y las fechas encontradas a ese precio no son muy demandadas por los viajeros, ya que si lo fueran los precios serían mucho más elevados. 

Esto no significa en absoluto que el destino que puedes tener ocasión de descubrir a esos precios bajos no valga la pena, ni mucho menos: puedes encontrar lugares interesantísimos a los que puedes viajar en Europa a precios muy económicos. 

VuelosEn junio, los precios comienzan a elevarse,especialmente hacia finales de mes, o bien si el regreso que has previsto coincide especialmente con los primeros días del mes de julio. 

Por ejemplo, si has pensado viajar desde Madrid a Londres, en junio puedes encontrar vuelos desde unos 60 euros, ida y vuelta, más algún gasto complementario, aunque, en cualquier caso, puede considerarse un precio muy interesante para viajar en ese mes de comienzo del verano. 

Por un precio inferior a los 100 euros puedes volar también desde la capital de España a otros varios lugares europeos; en este caso, la cantidad de destinos y de fechas de ida y vuelta es más abundante. 

Finalmente, gastando menos de 150 euros por tu vuelo de ida y vuelta puedes visitar la mayoría de los destinos de mayor interés en Europa, siendo bastante fácil que encuentres los lugares y fechas que más te convengan, comparando los precios de algunos de ellos para hacer la mejor elección.

Las claves para comprar más barato

1. El momento para comprar tu vuelo barato para viajar en junio es ahora. Usa elbuscador para comparar todas las opciones y elegir la que mejor se ajuste a tus expectativas. 

2. Demorar la compra de estos vuelos hasta después de finales de abril puede suponer un riesgo mayor de que los precios se incrementen (dependiendo de cómo vayan las ventas al destino elegido), así que tus probabilidades de conseguir un mejor precio serán menores. 

3. Si no has iniciado la búsqueda haz un seguimiento en los próximos días y ve qué precios vas obteniendo. Si son más caros que el promedio (que verás en los datos del buscador) y que la referencia de ese vuelo, sigue viendo unos días o semanas más: quizá encuentres un precio mejor. 

4. Si ves que el precio es bajo en relación con las referencias, compra tu vuelo en ese momento, sin esperar a más adelante, ya que esto podría conducirte a la desagradable sorpresa de ver que el precio ha subido y que ya no vuelve a bajar más. 

4. Recuerda que algunos días centrales de la semana, como los miércoles, acostumbran a ser más baratos para volar que los lunes o los fines de semana. Si no te convienen estos días, prueba también con los sábados o los domingos. 

5. Si viajas a destinos europeos por unos pocos días, una forma adicional de ahorrar es llevar poco equipaje, ya que los cargos por transportar maletas, especialmente en las aerolíneas de bajo coste, son elevados. Y, créeme, yo siempre viajé con muy poco equipaje, incluso cuando facturar una maleta estaba incluido en el precio del billete, y jamás eché nada en falta (en cambio... ¡mi mujer no es de la misma opinión!).

Viajes intercontinentales

Si va a efectuar un viaje de mayor distancia, por ejemplo, a otro continente como Asia o América, una búsqueda apropiada y bien efectuada puede hacerte ahorrar mucho dinero, especialmente si viajas con la familia, y ello hace que el presupuesto total para los vuelos sea mucho mayor. 

En vuelos intercontinentales, una búsqueda apropiada y bien efectuada puede hacerte ahorrar mucho dinero.
Como en el caso de los vuelos a Europa, los precios también se incrementan considerablemente a partir del último fin de semana de junio, ya que entonces el regreso se situaría a principios o mediados de julio, donde los precios ya son francamente elevados. 

Así, por ejemplo, si has pensado viajar de Madrid a Nueva York, hasta mediados de junio puedes conseguirlo a unos precios muy atractivos de alrededor de los 550 euros, mientras que en la última semana de ese mes, la cosa se complica y hay muchas menos fechas disponibles a ese precio. 

Lo mismo ocurre con otros destinos americanos y, de este modo, si has previsto viajar a lugares como Ciudad de México, puedes conseguir vuelos en la primera mitad del mes por precios del orden de los 650 euros, mientras que en las últimas semanas es más difícil encontrar vuelos por debajo de los 750 euros. 

En todos los casos, y al igual que con los viajes a Europa, conviene empezar ahora mismo la búsqueda de precios para las opciones y fechas que más te convengan. Demorar la reserva puede suponerte pagar por tu vuelo mucho más de lo necesario.

Más claves para vuelos de larga distancia

1. Examina opciones que contemplen una escala, además de los vuelos directos. Las primeras suelen ser mucho más económicas y, a veces, la diferencia de la duración total del viaje no suele ser muy importante, en comparación con el ahorro obtenido. 

2. En estos vuelos conviene reservar con mayor anticipación, por lo que sería conveniente que la investigación de las opciones que te convienen la hagas antes del mediados de abril, reservando lo ante posible, ya que así es más fácil que que puedas obtener un ahorro interesante. 

3. Si viajas desde España, las mayores probabilidades de ahorrar las tienes si sales desde Madrid, y a veces también desde Barcelona. Sin embargo, comprueba también el precio desde el aeropuerto más cercano o que más te convenga, ya que para este tipo de vuelos hay veces que la diferencia de precios puede ser pequeña y no compensarte la molestia y gastos que supone el desplazamiento a estas capitales. 

Definitivamente, viajar en junio puede ser mucho más económico que hacerlo en los meses centrales del verano, donde la masificación deviene en precios más caros y la calidad del conjunto de los servicios del viaje puede ser inferior debido a este mismo motivo. 

Por eso, si tus obligaciones te lo permiten, te recomiendo que disfrutes de tu viaje al filo del inicio del verano: ¡notarás la diferencia!